Vía Verde del Noroeste de la Región de Murcia
 La Vía Verde del Noroeste de la Región de Murcia es una ruta acondicionada para usuarios no motorizados aprovechando el antiguo trazado ferroviario entre Murcia y Caravaca de la Cruz, 78 km. 
Galerías Recientes
Reforestación Vía Verde del Noroeste. Campos del Río Inauguración Exposición Fotográfica Railes Verdes. Albudeite Inauguración Exposición Fotográfica Raíles Verdes. Alguazas Inauguración Exposición Fotográfica Raíles Verdes. Cehegín Inauguración Exposición Fotográfica Raíles Verdes. Campos del Río Inauguración Exposición Fotográfica Railes Verdes. Bullas
Sede del Consorcio
Último vídeo
open

Presentación

Presentación

Vía Verde del Noroeste de la Región de Murcia

La Vía Verde del Noroeste de la Región de Murcia es una ruta acondicionada para usuarios no motorizados que aprovecha el antiguo trazado ferroviario entre Murcia y Caravaca de la Cruz. Hoy es un largo camino natural con alma peregrina (y muchas estaciones recuperadas como albergues) lleno de contrastes: 76,8 km dan para muchos paisajes.

 

La ruta parte del Noroeste de la Región de Murcia, se empapa de la huerta que riega el Segura y peregrina por parajes lunares o badlands siguiendo el río Mula. Tras la travesía por el desierto, ya en tierras altas del noroeste, el ánimo se complace con los verdes pinares y almendros que enmarcan pueblos con mucho encanto, para finalmente alcanzar la meta, o el cielo, en la ciudad santa de la Vera Cruz: Caravaca.

 

La Vía Verde del Noroeste es un buen instrumento para la nueva cultura del ocio, la actividad al aire libre y la movilidad sostenible.

 

Ficha Técnica

Longitud: 76,8 Km

Usuarios: 

Tipo de firme: Mixto (tratamiento superficial asfático y zahorra artificial compactada), asfacto, gravilla compactada y arena

Medio natural: Paisaje lunar o badlands y tierras de montaña con pinares y frutales. Valle del Mula y huerta del río Segura

Patrimonio cultural: Conjunto monumental de Murcia. Cascos urbanos de Mula, Bullas, Cehegín y Caravaca de la Cruz. Santuario de El Niño. Ruinas de Begastri y baños termales de Baños de Mula. 7 estaciones de ferrocarril recuperadas como albergues
Infraestructura: Vía Verde. 9 viaductos, 1 puente metálico (sobre el río Segura) y 6 túneles
Cómo llegar:

Murcia: Renfe. Línea Madrid - Murcia
Murcia, Baños de Mula, Mula, El Niño de Mula, Bullas, Cehegín, Caravaca. Autobús. Empresa Costa Cálida. Línea Murcia – Caravaca
Campus de Espinardo, Ribera de Molina, Molina de Segura, Alguazas. Autobús. Empresa Latbus
Conexiones: 

Murcia: 5 kms hasta el inicio de la vía verde

 

Descripción

Etapa 1. Del Campus de Espinardo a Alguazas (10 km)

El Campus de la Universidad de Espinardo es en la actualidad el punto de partida de la Vía Verde. Desde allí pasamos junto al Cabezo del Aire y atravesamos el único túnel de este tramo que nos conduce hasta la Ribera de Molina. Hasta llegar a Molina de Segura la Vía Verde discurre paralelo al río Segura, para luego girar cerca de 90º en dirección oeste, lo cual nos obliga a cruzar el río y atravesar su vega hasta llegar a Alguazas. La influencia del río Segura se hace notar a lo largo de esta primera etapa, tanto desde del punto de vista botánico como faunístico. Poco a poco, ascenderemos desde la vega baja hasta la vega media por uno de los corredores naturales más característicos, la llanura de inundación que forma la fértil Huerta de Murcia.

 

Etapa 2. De Alguazas a Mula (25 km)

Esta etapa conecta Alguazas con Mula pasando por Los Rodeos, Campos del Río, Albudeite y Baños de Mula. Abandonamos la vega del Segura para transitar por la cuenca del río Mula, afluente del anterior. Estamos en la zona más árida de la Vía Verde, de vez en cuando salpicada por pequeños huertos. En el paisaje dominan las colinas de suaves laderas, con cotas que no superan los 190 m de altitud. En los meandros que forma el río Mula, conocidos como "rodeos", es donde se instalan buena parte de los regadíos de este tramo. Otros hitos importantes en el paisaje lo forman la Muela de Albudeite, el barranco del Moroy, la rambla de Perea, con sus grandes depósitos aluviales de los márgenes. Los puentes que atraviesan algunos de estos enclaves son paradas obligatorias para observar fauna y flora.

 

Etapa 3. De Mula a Bullas (23 km)

A partir de Mula la Vía se adentra en las primeras zonas de montaña, incorporando nuevos atractivos en el paisaje, la flora y la fauna. Esta etapa nos conduce hasta Bullas, en la comarca del Noroeste. Dejamos atrás la huerta, para enfilar los relieves de las inmediaciones del Niño de Mula. Al ser la etapa de mayor desnivel posee el mayor número de túneles y puentes. Los cuatro túneles de esta etapa, paralelos a un río Mula encajado en la montaña, van
dejando entrever los pinares de pino carrasco y matorrales de media montaña, especialmente cuando el trazado, pasando el bonito paraje de La Luz, cruza por última vez el río Mula. En esta tercera etapa, la Vía Verde conecta, a la altura de Mula, con el Itinerario Ecoturístico "Senda del Agua" que atraviesa el Parque Regional de Sierra Espuña, uno de los espacios naturales más importantes de la Región de Murcia.

 

Etapa 4. De Bullas a Caravaca de la Cruz (22 km)

En esta etapa la Vía Verde discurre entre pinares y viñedos como los que hay en la zona del cerro de Carrascalejo, aunque en algunos puntos, también contactamos con pequeñas zonas de huerta en torno a las vegas de los ríos Quípar, primero, y del Argos, después. Estamos en la etapa más montañosa, aunque no de mayor desnivel, ya que nos mantendremos por encima de los 500 metros de altitud. Al pasar el cerro de Carrascalejo, de 677 m, la Vía se adentra en las estribaciones norte de la sierra de Burete. en el paraje del Escobar, la Vía se abre y el regadío es su principal exponente. Entramos en las huertas de los ríos Quipar y Argos. A través de la entrada natural que nos proporciona el valle del río Argos y después de pasar el último túnel, llegamos a Caravaca, final de nuestro recorrido si comenzamos en Murcia, o inicio si decidimos empezar aquí.

 

Historia del Ferrocarril

La construcción del ferrocarril Murcia-Caravaca de la Cruz, que hoy sirve de directriz a esta Vía Verde, se aprobó por Consejo de ministros en 1925 para impulsar el desarrollo de la Comarca del Noroeste y fue construido a expensas del Estado cuando ya las empresas privadas veían poco negocio en los ferrocarriles. El primer trazado original iba a discurrir entre las localidades de Fortuna y Caravaca de la Cruz. Pero, antes de iniciar las obras se modificó el tramo final con el objetivo de conectar con Alguazas y, desde esta estación, con la capital provincial y hacer más rentable la línea. Se construyeron entonces puentes, túneles, estaciones, pasos a nivel y una serie de viaductos que hicieron de este recorrido un exponente de los trazados de la época.
 
Aunque las obras concluyeron en 1931, no fue sino hasta dos años después, concretamente el 28 de mayo de 1933, cuando se produjo la inauguración. Desde sus orígenes tuvo un devenir modesto, que fue ruinoso cuando creció la competencia de la carretera. En 1964 los trenes de viajeros a vapor cedieron el paso a los automotores, más económicos, rápidos y fiables. Pero esto no mejoró la situación de un ferrocarril que se veía morir día a día. Así, el 15 de Abril de 1971 se suspendieron todos los servicios entre Alguazas y Caravaca, levantando al poco carriles y traviesas. No obstante, del levante de vías se salvó el tramo que unía Alguazas (punto a su vez de enlace con el ferrocarril Chinchilla-Cartagena) con la estación término de Murcia-Zaraiche. Este tramo se mantuvo abierto hasta principios de los noventa para el esporádico paso de algún tren mercante. Desde 1998 y hasta 2011 este trazado de ferrocarril se ha acondicionado en dos tramos como vía verde, y algunas de sus estaciones han sido rehabilitadas como albergues, gracias a los trabajos del Ministerio de Medio Ambiente (Programa de Caminos Naturales) y del Gobierno de Murcia.